miércoles, 22 de junio de 2011

Ser inmigrante en tiempos de crisis

Ser inmigrante en tiempos de crisis es una mala faena mire por donde se mire. No es mi caso pero sí es el caso de algunos conocidos y muchas veces una no sabe como posicionarse si tuviera que hacerlo. Lo que tienen todos en común es que echan mucho de menos a sus familiares y les cuesta adaptarse.

A. es de un país del otro lado del charco. De padres ingenieros que no están podridos de pasta porque el país se no lo permite. A. es ingeniera y profesora en la universidad de su país, ha venido al nuestro por un intercambio académico y en dos años vuelve a su país. El intercambio internacional da prestigio a la universidad y mantiene la investigación al día ya que A. ha estado investigando en otros países anteriormente. Nos partimos de risa con sus anécdotas, es muy alegre y siempre dispuesta a ayudar. Cuando en la universidad hay un trabajito extra remunerado se lo dan a ella porque saben que la situación en su país no es buena, esto no sienta muy bien al resto porque todos necesitan dinero.

S. es la señora de la limpieza de la escalera donde vivo, es de un país al sur al nuestro. Hace 30 años que vive en España ( hace más que vive aquí que yo) y es más española que una pandereta . Su marido siempre ha trabajado en la construcción y ella en la limpieza, no tienen hijos y su familia vive toda en su país. Su marido que es obrero se quedó sin trabajo con la crisis de la construcción y no encontraba trabajo, a ella se lo han reducido porque ahora hay más gente en situación complicada y hay que repartir. Hace una semana volvieron a su país con un disgusto tremendo. S. dice que no cree poder readaptarse a las costumbres de su país ya que se fue de allí cuando era muy joven.




P. es europeo, del país que todo lo acaba en -ini. Se dedica a la investigación, vive en el laboratorio. Acaba de tener un bebé con una mujer española que es ingeniera. Se le ha acabado el contrato y tendrá que volver a su país porque tendrá más oportunidades que aquí. Es su razón principal textualmente. Su mujer no quiere irse pero no hay tu tía. El drama lo vivimos nosotros, él se ha formado en España y ahora se nos va a su país porque aquí no encuentra trabajo de nada.

F y R son de un país del norte de Europa y del otro lado del charco respectivamente, tienen más cara que espalda. F lo tiene más fácil porque es comunitaria pero las dos tienen objetivos comunes: buscar un pagafantas que las mantenga y en su defecto cualquiera que sea tan gili como para fiarse de ellas. Quieren hombres con pasta y van a la caza y captura. La parte buena es que no lo esconden, lo dicen descaradamente... A estas no les afecta la crisis, antes ya eran así.

S. no es inmigrante pero podría serlo, es adoptado y está hasta los mismísimos de ciertos comentarios. Es un adolescente y a veces ve cosas dónde no las hay. Pero los prejuicios son muy malos y hay personas que le preguntan por su país de origen y las costumbres de su país que no puede recordar ( y le importan un carajo por el momento) porque fue adoptado con meses. Siempre dice que a veces no se siente ni de aquí ni de allí por los comentarios ajenos pero es del Valéncia hasta la médula y no quiere ni oir hablar de ir en verano a otro sitio que no sea al pueblo de los abuelos.

Sé que muchos que no hemos emigrado (aún) tenemos la misma situación. Todos estamos en el mismo barco o remamos juntos o la barca se nos va al garete.

6 comentarios:

  1. Hoy estás reinvindicativa, nena! La verdad es que hay historias difíciles siempre detrás de los inmigrantes. Y más difícil aún me parece que rememos todos en el mismo barco, una preciosa utopía, en la realidad parece más bien que si pueden te dan con el remo en la cabeza. Así es la vida!

    ResponderEliminar
  2. cuando alguien decide emigrar la motivación suele ser la falta de oportunidades y no me cabe duda de que por muy mal que estén las cosas en tu país debe ser muy duro comenzar desde cero en otro....

    ResponderEliminar
  3. Buf, que historias mas duras algunas. Por cierto, las 2 listas del novio rico, creo que se han equivocado de país eh?

    Me he quedado un poco tiesa....

    ResponderEliminar
  4. MdP:Jajajaj, puede que esté un poco toca narices últimamente sólo que hablabamos con unos amigos del tema y he pensado...pues lo pongo en el blog. Hay historias difíciles para todos y otras que piensas que la gente tiene una jeta... Soy un poco soñadora y demasiado optimista, así me las llevo en la boca bien dadas.

    MdB:Creo que la gente emigra por muchas razones ,si es por necesidad debe ser doblemente duro.

    Drew: No se equivocan de país. La del país del norte se pasa el día en la playa y su sueño es una casa en la playa y yate... a costa ajena y te puedo asegurar que saben donde ir a buscar un hombre de esas características. La del otro lado del charco quiere una nacionalidad diferente de la suya, le importa un pito si es español o inglés. Tantas ganas tiene que me quitó el novio con el que yo viví durante 4 años ... paro que se me calieeeeeeeeeeenta la boca ;)

    ResponderEliminar
  5. Te encontré ayer (mirando si Drew había escrito!) y me enganché ;). Siempre leo a las chicas arriba firmentes y desde ahora también te leeré a ti!
    Soy del otro lado del charco, vine pequena y vivo en un país de la unión y me jode mucho mucho que me las latinas tengamos esa puta fama gracias a unas cuantas que quieren pescarse un tarado con dinero.(he vivido en otros Europaises y la fama es la misma :( )
    Emigrar es algo dificil y duele dejar atrás todo, pero se deja con la ilusión de buscar un lugar mejor, con oportunidades de vida tranquilas para los hijos etc.
    Eso, que me encanta tu blog guapa y que ya te dejaré unos cuantos comentarios ;).
    Fuji

    ResponderEliminar
  6. hola Fuji!
    Si es que hay de todo en todas partes, gente muy seria o otras que mejor tener a lo lejos, pero si hay una diferencia cultural pues es más fácil poner etiquetas, otras veces pues las diferencias culturales cuestan de salvar y lo que es x en un sitio ,en otro es z y mal visto...Emigrar es dificilisimo, lo malo es que en tiempos de crisis se nos olvidan las penas ajenas... Muy complicao, chica, y a veces muy injusto.

    ResponderEliminar

Comentarios