domingo, 12 de junio de 2011

Friambreras maternas

Los sábados suelo ir a comer a casa de mi madre. En cuanto me ve siempre me dice lo mismo: Uy, Lola, te veo más delgada, ¿ya comes bien?. Puedo haber engordado un kilo pero ella me vé mas delgada.
Entonces me empiezo a relamer, seguro que si dice que estoy más delgada es porque está dispuesta a rellenarme como un pavo de Navidad. Y a mí, me encanta.



Mi alimentación diaria no es nada variada ni elaborada. Siempre como lo mismo y de la misma manera porque es rápido y se puede llevar en friambrera y engullirlo en 15 minutos.  Los sábados me pongo morada, mientras como mi madre siempre pregunta: ¿Desde cuando no has comido?. Como todos los días pero sin guisaditos ni sofrititos ni en salsita ni paellita. Cuando acabo normalmente repto hasta el sofá y me echo una siestecita. Y antes de irme de su casa me prepara una bolsa llenita de friambreras.Mi mamá me mima.

Ayer mientras volvia a mi casa llevaba mis friambreras en una bolsa del Corte Británico ( como le llama mi padre) y me encontré con un niño que iba con su mamá en el bus. Y me acordé de los blogs de mamá de Parrulín y de porfinyomisma que tienen hijos en edad de preguntar. El niño no quitaba el ojo de mi bolsa al final se decidió: Mamááá, esa señora lleva una bolsa del Corte Británico! La madre que se olía el percal musitó un sí e intentó despistar la atención del niño. Nosotros no compramos allí, ¿ verdad, mamá? Es muy caro y no podemos pagarlo ,¿verdad, mamá? La mujer estaba roja como un pimiento y todo el autobús descojonao con el niño. El niño seguía: Señora, ¿ que has comprado? Es que nosotros no compramos allí, sólo compra mi tía X que parece que le sobre el dinero... La madre no sabía donde meterse, le enseñe mis friambreras al niño y le expliqué que la bolsa era reciclada y no había comprado nada. La madre más aliviada, el niño con la curiosidad satisfecha y todo el autobús con una terapia de risa.

10 comentarios:

  1. :-) Entiendo que la madre se muriera de vergüenza, pero que mono el niño y tu que maja al explicárselo, que tampoco pasa nada, no?

    Que haríamos sin las fiambreras de nuestras madres? Viva la comida casera!

    ResponderEliminar
  2. El niño era muy divertido y la madre estaba tan apurada... Me encanta la comida de mi madre! Estoy de acuerdo contigo, viva la comida casera!

    ResponderEliminar
  3. Normal jajaja! yo tampoco podria comprar en esa tienda, son unos careros. Que bien tu madre, se merece una medalla, que no todas las madres hariamos eso eh?, bueno mi madre es de esas tambien de darme comida hecha en fiambreras, y hasta de hacerme compra para que me lleve, pero yo debo ser ya de otra generacion mas pachorra jajaja, no se si yo hare eso con los mios cuando vengan a verme de vez en cuando, por eso digo que damos por suspuesto el trabajo de las madres, pero nunca se agradece bastante, yo de pequeña no ayude nada a mi madre, no fui capaz de ver su trabajo y daba por hecho que era su trabajo, y de eso me doy cuenta....ahora que me gustaria que mi hija me ayudara y veo su egoismo y vagueria,con razon dicen que cuando eres madre es cuando entiendes lo malo que hiciste siendo hija!.
    Ays que ricas las comidas caseras de las madres...me ha entrado un hambre!

    ResponderEliminar
  4. Ja, ja, menos mal que hay gente maja que "entra al trapo" con los niños! Porque no todo el mundo lo hace!
    Y menos mal que hay mamás que aún nos miman aunque seamos mayorcitas!
    Un beso, reina, feliz semana!

    ResponderEliminar
  5. Fani: Yo tampoco ayudaba en nada a mi madre de pequeña, daba por sentado que lo tenía que hacer ella, y ahora me da un poco de vergüenza y pienso que si todos colaboran se hace más ligero el trabajo. Pero estoy segura que cuando tus hijos se hagan mayores y vivan solos harás igual que tu madre, las hijas aprenden de las madres! Además pensarás que si no los alimentas tú, ves a saber que comen...

    MdP: Es que la mayoría de niños son muy inocentones y divertidos, cómo vas a ignorarlos?
    Las madres no dejan de ser madres nunca, por suerte!

    ResponderEliminar
  6. Menos mal que acudiste e auxilio de la pobre madre, en esos momentos te entra un agobio. Totalmente de acuerdo, viva la comida de mi madre !!!

    Encantada de conocerte, ya te sigo soy la ranita

    ResponderEliminar
  7. Me da un poco de pena de esa madre...qué historia habrá detrás....

    ResponderEliminar
  8. Siempre mamá: bienvenida, me paso por tu blog a chafardear jejeje. El niño todo desparpajo y la madre roja como un pimiento jejejej.

    MdB: creo que la historia detras es simplemente que el niño se debió pegar una pataleta porque quería algo del corte Inglés y la madre le dijo lo primero que se le pasó por la cabeza...luego el niño se acordó y lo soltó todo jejeje

    ResponderEliminar
  9. ¿Por qué siempre estos locos bajitos se quedan con la cosa más absurda que les contestas al cabo del día?
    Mi madre también me surte cuando voy de visita y cuando viene ella apasar unos días no sé para que compro, porque a continuación va ella y vuelve a comprar...más de lo mismo!!

    ResponderEliminar
  10. Sí, yo creo que me quiere atiborrar para engordarme y comerme en Navidades.

    Los loquitos se quedan con lo más absurdo que les dices...y lo repiten!

    ResponderEliminar

Comentarios