miércoles, 22 de junio de 2011

Hombres guapos

Tengo una debilidad o fobia (según se mire) casi inconfesable. Y si mi chimichurri  lee este post tendréis que buscarme en el fondo del mar con los peces. Me gustan mucho los hombres que en mi opinión son guapos. No es nada sexual. Es algo mucho más infantil. Sólo me gusta mirarles. ( Podéis dejar números de teléfonos de psiquiatras en comentarios).

El guapo desconocido.
  • Situación: en semáforos rojos o vagones de metro casi siempre, miradas escrutinadoras por mi lado, miradas de mosqueo total por el suyo pero me importa un comino porque es guapo y una servidora tiene sus fetiches inofensivos, además soy miope perdida y necesito mirar mucho para ver algo.
  • Resultado: semáforo verde o puertas de metro abiertas y no me acuerdo nunca más de sus caras.
El guapo amigo
  • No hay situación posible, no porque mis amigos no sean guapos sinó porque curiosamente he madurado en esta situación y no me produce ninguna filia ni fobia.

    El guapo conocido.
    • Situación móvil de estrés total:   Si por casualidad me lo cruzo ya la hemos liado. Primero pienso las posibilidades de hacer que no le he visto. Si son nulas intento no poner ojitos de cordero degollado y sonreir sin parecer Joker. 
    • Situación estática de estrés total: Si me los cruzo caminando digo hola, contacto visual de dos segundo sin mirar atrás para mirar que no tenga joroba (vale, es para mirar toooooda la espada de arriba a bajo) y salida triunfal de la situación. 
    • Situación pensando en las musarañas: Si estoy desprevenida y sentada o esperando a alguien y el sujeto aparece la cosa se complica. Intento mirar el móvil o me miro las uñas pongo cara de estar calculando la raiz cuadrada de 19393,8737 y espero que pase. 
    • Situación tengo que hablar por narices: Si me hablan o tengo que hablar, descontrol total, intento no mirarle a la cara y no hacer el ridículo del siglo   ( no es guapo, es Gollum, no es guapo es Gollum...)
    • Resultado: círculo vicioso de intentar no mirar - coincidir.
    Ejemplos vergonzosos:

    Hace unos cuantos años había un chico muy guapo en otra clase del instituto. Le conocía de vista y me parecía muy guapo pero no tenía ni la más mínima intención de conocerle. Un día de lluvia bajaba yo del autobús cuando me tropecé y me dí de morros contra el suelo. Cuando me iba a levantar ví que J. estaba a mi lado y me preguntaba que tal estaba. Y yo con mi fobia a los guapos. Me dió tanta vergüenza y me pilló tan de sorpresa que me quedé en el suelo y fui medio reptando en dirección opuesta al instituto. Fue digno de ver.

    El primer año de facultad tuvimos un becario jovencísimo y guapísimo dándonos clases y encima nos vigiló el exámen final. Yo no daba pie con bola. No podía ir a su despacho a preguntar dudas. Menos mal que luego no continuó en la facultad sinó aún estoy en primero.

    9 comentarios:

    1. jaja que risa me dio la anecdota, no lo tomes a mal eh!.. me rio porque me vi reflejada en esa situacion. Soy algo parecida a vos en eso

      ResponderEliminar
    2. Hola Marina!

      Pues me alivia un montón, pensaba que necesitaba un médico del coco urgentemente ( uno que no sea guapo).

      ResponderEliminar
    3. Es que a nadie amarga un dulce ¿no?


      http://avecesmujersiempremama.blogspot.com/

      ResponderEliminar
    4. Puede ser que sólo sea eso...con lo que me gustan a mí los bombones jejejejeje

      ResponderEliminar
    5. chica, ¿dónde está el problema? ¡a mí también me gustan los guapos! y también los miro fijamente porque soy miope..el único problema lo encuentro yo en que no abundan...¿dónde están todos esos tíos guapísimos que salen en la tele o en las revistas? Empiezo a pensar que no existen.
      A mí cuando me mandan mis compañeros algún paciente guapo (cosa que por cierto os diré que ocurre de higos a brevas, aunque últimamente no está mal la cosa)me emociono y todo...no les quiero dar el alta...
      Mi marido lo tiene asumido...hasta me avisa sí a mi se me escapa alguno, jajajaja

      ResponderEliminar
    6. Creo que el problema es que soy muy tímida y para echar una ojeada ni se necesita no ser tímida...Pero si el guaperas de turno es un conocido de vista me voy escondiendo por los rincones...es una situación un tanto ridícula que no puedo evitar. Imagínate yo con uno de tus pacientes guaperas sin poder ni hablarle ni mirarle a la cara.

      ResponderEliminar
    7. Nena por dios, tu mira y alégrate la vista!!! Y si no me avisas a mi y los miro yo! :-)

      ResponderEliminar
    8. Te aviso y luego me dices si son guapos jajjajaja. Con tu trabajo no debes de ser nada tímida, que envidia cochina me entra.

      ResponderEliminar
    9. jajaja!! La primera vez que fui a Amsterdam me parecian TODOS guapisimos!!! Y como no habia riesgo de que ninguno se me pusiera a hablar, me di una panzada de guapos con toda impunidad!! ;-) Ahora no se porque los holandeses ya no me alucinan tanto ;-)

      ResponderEliminar

    Comentarios