sábado, 2 de julio de 2011

Cambios

Estos días estoy fuera de Valencia haciendo un curso para la uni, hasta el sábado que viene no volveré a la rutina. Que echo tanto de menos.  El puente de San Juan estuve con mi chimichurri ( chimi para los amigos) en un pueblo Barcelona, yo nací allí y una graaaan parte de mi familia vive allí, mi chimi es de las Tierras del Norte catalanas y fuimos a ver a su familia también. Dejamos a mi gata en casa y enfilamos pa'l pueblo. El segundo día en tierras catalanas salí al jardín de casa de mis tios y oigo un MIUUUMIUUU, muy flojito. Anda  gatitos...deben de haber nacido hace un par de semanas, que monos... Sólo había uno y con los ojos pegados por las legañas. Ais, la leche, ¿y ahora qué? Bueno, le limpio los ojos y lo devuelvo a la madre que seguro que anda por aquí.. Después de limpiar los ojos y darle de comer leche con una jeringuilla, estuvimos toda la tarde mirando si venía la madre hasta que una vecina nos dijo que el gato estaba abandonado porque desde hacía días que lo oía chillar. Mesa redonda con chimi. Brainstorming de pros y contras. Chimi me pide que no le enseñe el gato que si lo mira a los ojos está perdido y querrá quedárselo tanto sí como no. A riesgo de parecer la loca de los gatos y que mi gata que ya tengo en casa me odie de por vida, nos quedamos el gato. Veterinario, le dejamos dos ojos y un riñon y medio y el gato más feliz que un chotis ronroneando y tragando como si fuera su último día sobre la tierra, los ojos infinitamente mejor en dos días. Se acaba el puente y volvemos a casa. Mi gata ni me mira, consulta a dos vetes porque mi gata me bufa a mí y al peque. Es normal, mucha paciencia, se acostumbran, se reparten el piso y se hacen compañía ( o se arrancan los ojos, aún no lo sabemos, de momento aún hay dos pares de ojos gatunos). Jeringuillas de leche cada tres horas, las noches dormimos todos como pepes. Yo me voy al curso y chimi alimenta a la prole. Os preguntaréis que dirán  mis compis de piso E. es de Zaragoza y ya ha acabado la carrera así que vuelve para allí, el otro se va a vivir con la novia. Chimi ha empaquetado sus cosas y se ha venido a vivir al piso...Cada uno tiene una habitación. Es que somos los dos como los gatos: muy territoriales. Ahora nos planteamos si coger un pisito más peque con terraza para los bichos. Nos sobran habitaciones para nosotros y falta sitio para dos tigretones. De todas maneras este verano toca pintar y cambiar muchas cosas en el piso. Me agota sólo pensarlo.




Estoy agotada ya del curso, 10 horas al día (previsto) y luego los participantes están de juerga tooooda la noche ( no previsto), estamos fuera de Valencia , a  3 horas en tren y dormimos en una residencia de estudiantes. Yo no salgo porque estoy que no me aguanto las ojeras pero la juerga siempre acaba en la habitación al lado de la mía o risas y chillidos por los pasillos. Antes tenía insomnio ahora no me dejan pegar ojo. Tengo una relación muy tormentosa con Morfeo, unas con Murphy y otras con Morfeo. Conque el curso no me exime completamente de mis tareas como becaria tengo que hacer trabajito con el ordenador en horas sueltas. Y además aún hay que estar atenta a revisiones de examen y hablar con profes. En lo poco que duermo me da tiempo a soñar con el trabajo y cada noche sueño que discuto o hay problemas con un profesor. Por suerte esta noche la discusión era con el profe más macizo de la uni, quien no se consuela es porque no quiere.

8 comentarios:

  1. Cuando vivía en espagna siempre tuve gatos... Es mi animal preferido, que envidia tener a un recién nacido ronroneante! A mis peques les encantaría, pero ahora mismo bastante tengo con ocuparme de ellos! ;-)

    ResponderEliminar
  2. sí, pero la gata que tiene un año más está bufandome todo el día si he cojido al pequeño...Me da una pena que esté así conmigo...

    ResponderEliminar
  3. Te he echado de menos!! ya decía yo "ande andará?"
    Pues oye, los cambios parecen todos para bien ¿no?
    A mí también me encantan los gatos. Seguro que a la gata se le pasa,digo yo, que la verdad es que mucho no entiendo, pero seguro que tú tienes muy buena mano.
    A ver si pronto acaba ese curso y haces las paces con Morfeo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. PFYM: si estoy callada ando haciendo maldades por ahí. La gata nos odia y me siento culpable...el día que tenga hijos me corto las venas. Si me ronronea soy feliz si me bufa se me parte el corazón y quiero llevarla al vete, soy un poco exagerá pero es tal cual. Morfeo y yo andamos a la greña, a que le bufo?!

    ResponderEliminar
  5. Vaya, si que has tenido cambios en tu vida!, y que gran corazon acoger otro gatito ^^, yo hubiera hecho igual, me hubiera dado pena la verdad.
    Pues a tomartelo con calma porque siendo bebe necesita muchos cuidados, y ademas teniendo dos te van a hacer trastadas jugando jajaja!, pero ya veras que divertido cuando se cojan confianza y jueguen.

    ResponderEliminar
  6. Lola, cariño, si es que eres todo corazón, de un blandito... cuando me canse de mi familia a ver si me acoges a mí también, je, je!
    Suerte con Morpheo y Murphy, mándalos de cañas juntos!

    ResponderEliminar
  7. Yo también te echaba de menos loca....
    los cachorrines son tan ricos...da igual el animal que sea, de chiquitines son riquísimos...bueno menos las aves...que salen del casacarón muy reguleras.....
    me encanta lo de que tengáis dos habitaciones....me parto con vosotros!!

    ResponderEliminar
  8. Fani, es que es tan mono el peque...claro que mi gata grande está al borde del colapso de celos y venga preguntar al veterinario para que los dos bichos esten felizmente ronroneando en un par de meses...

    MdP: Os acojo a tí y a Parrulín encantada de la vida, cuantos más seremos más reiremos. A M&M los mando a la m y yo de cañas.

    MdB: En breve necesitaremos dos pisos comunicados para los dos gatos, esto me pasa por tener gatos tan bonitos y malísimos.

    ResponderEliminar

Comentarios