viernes, 6 de mayo de 2011

¿Estudias o trabajas?

Pues ni una cosa ni otra, o las dos, que para el caso es lo mismo.

El riesgo de necesitar trabajar para vivir ( como la mayoría de los mortales) mientras estudias es que al final pierdes el orden de prioridades. Estudiar implica ir a clases y estudiar en casa unas horitas más; el trabajo, pues las horas laborales que  toquen, normalmente por la mañana.



Así que una acaba trabajando por la mañana, yendo a clase por la tarde y...nada de estudio. Resultado catastrófico. El trabajo no se resiente pero los estudios sí. Al semestre siguiente piensas, pues voy a hacerlo al revés, le digo al jefe que durante un tiempo si puede reducirme dias ( y salario, claaaaaro) , mi jefe que está hecho de buena pasta dice que sí, guay, así estudiaré más. Entonces empiezan a subir las notas, y el dinero para pagar el alquiler a descender a lo bestia, no sales , no vas al cine, pero sigue bajando, al límite de tu economía y a mitad de semestre decides pedirle a tu santo jefe que te ponga las horas que te quitó antaño...y las notas vuelven a bajar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios