jueves, 27 de octubre de 2011

Bodas

Este fin de semana voy a una boda. Me gustan mucho las bodas, son divertidas y todo el mundo está eufórico. He ido a algunas bodas en mi vida, no soy una experta pero algo puedo decir de ellas. En las de mucha etiqueta no me lo suelo pasar muy bien, intentas durante toda la comida o cena no desentonar, no mancharte, no bailar demasiado ni demasiado mal y no partirte la crisma con los tacones después de unos vinitos...en definitiva, no dar la nota, además suele haber un montón de gente y a más de la mitad no las conozco. A mí me van los bodorrios de poca gente y ambiente familiar, ¿ que se te mancha el vestido? Pues la tía de X pide agua con gas e intenta sacarla, en las que los amigos de los novios les hacen chorradas y te mondas con las rimas que se inventan. También me gustan las bodas en verano, mi vestido oficial para bodorrios es de tirantes y los zapatos son sandalias, y no pensaba comprarme uno para el invierno.


Pero así es la vida y he tenido que comprar uno para eventos invernales con chaqueta incluida....bueno la vida y los 6 kilos del verano que se han puesto en las cartucheras y no hay manera de encasquetarme el joío vestido. Así que el miércoles fuí de compras. Nunca jamás voy, primero porque no me gusta y segundo porque el sueldo de becaria de mierda no llega para tanto. Mi novio estaba tan contento que se apuntó a acompañarme, el entusiasmo se le pasó en cuanto vió las colas enormes a los probadores. Fuí a una de esas tiendas estilo Sara y Manko. Los vestidos estaban arrugadísimos, de calidad pésima y nada baratos. Dí más vueltas que un tonto, cuando la calidad mejoraba el presupuesto se iba al garete rápidamente. Hice de tripas corazón y compré un vestido en  A&N, arrugado como el diablo pero me sentaba bien, ya lo plancharé en casa. Luego compré una chaqueta en Negro, esta vez barata, pasable para un par de ocasiones para dar el pego aunque de calidad y costura made in China, ropa de usar y tirar. Los zapatos los compré buenos, sin tacón para poder ponermelos después. Me quedé alucinando con los taconazos que se llevan, es más plataforma y taconazos! Me los prové pero no podía caminar, además me dolía un montón el empeine y los gemelos, ahora entiendo porqué las chicas que se suben a esos zancos caminan como caballos percherones. Hacía mucho que no me compraba ropa y no recordaba que todo fuera tan caro y la mayor parte de la ropa tan mala. Después del periplo, la boda, ya veremos si es de mil botones o de las divertidas.

domingo, 23 de octubre de 2011

Me han timado!

Jueves por la noche y me acuerdo que me falta leche, cagüen.... El súper hace 1 hora que ha cerrado, pero hay una tienda de barrio aquí cerca que aún estará abierta, es más caro que el súper pero sinó mañana no desayuno. Voy cargada con la mochila, friambrera, libros, ordenador, etc, no he ido de acampada tres días, he pasado el día trabajando pero necesito más instrumentos que para ir a trabajar al campo. Compro un cartón de leche, pago, me las arreglo para sacar las llaves que están debajo de todo de la mochila ya que he tenido que parar en la tienda, el dependiente me mira con cara de alucinemientras meto el cambio como puedo en el bolsillo y me voy a casa. Descargo fiambreras, libros, ordenador, leche y demás y lo pongo en su sitio, me tintinean las monedas del cambio en el bolsillo.  Vamos a ver cuanto me han clavado... ojo, ¿ qué le ha pasado a esta moneda?


Me han timao! Vuelvo a la tienda. El dependiente me mira con aire desconfiado, oiga, que quien debería desconfiar soy yo. Esta moneda no se la hemos dado aquí. Pero si me he metido el cambio en el bolsillo! Seguuuuro que es de aquí. Pues nada, no hay manera de convencer al muchacho. No digo que me hayan timado en la tienda, puede que alguien les colara la moneda y ellos me la han dado a mí.  Vuelvo a casa con la puñetera moneda turca. Vaya, que me ha salido el cartón de leche a precio de caviar.

lunes, 17 de octubre de 2011

Carcelona

 Hace unos días ví este artículo en El Periódico,  habla sobre turismo y ladrones en Barcelona. Yo nací en Barcelona y he vivido muchos años allí, también voy a menudo a ver a parte de la familia. Me han robado dos veces en el metro y una en una cafetería. No conozco a nadie absolutamente de mis amigos o familia que no les hayan robado en Barcelona. De hecho, este fin de semana pasado, una amiga valenciana fue a pasar el fin de semana con su novio cuando le pegaron un tirón de bolso y se lo robaron. Esta mañana cuando la he visto llevaba el brazo escayolado y una rascada en la cara pensaba que se había ido de rafting. El chorizo en cuestión iba en moto, se subió a la acera, le quitó el bolso y la arrastró unos metros...todo en un minuto.



Mi amiga ha pasado el fin de semana entre el hospital y comisaría. Para más inri, cuando salió de comisaría intentaron ir en metro hasta el hotel porque no llevaba ni teléfono ni un duro encima ( estaban a 10 paradas del hotel) y denuncia en mano le explicaron la situación al chico de la taquilla y pidió que le dejaran pasar. El taquillero se negó. Cada vez que voy en metro en Barcelona estoy hasta los cojones de ver a gente saltar y pasar detrás mío y al taquillero se la sopla. Cuando mi amiga me explicó el fantástico fin de semana pensé en el artículo del Periódico donde se hacen eco de una noticia del The Times donde dicen que Barcelona es el paraiso del turismo y la delincuencia. En un primer momento, al leer el titular torcí el morro y pensé : Ya están estos dando por saco, se quejan de todo pero en cuanto llegan a Barcelona, los turistas son los primeros en emborracharse y mear por las esquinas...Pero the Times tienen más razón que un santo respecto a los robos. Es una vergüenza y un asco enorme dar un paseo por Barcelona, una no puede dejar de agarrar el bolso, estoy hasta las narices de que me revuelvan el bolso en el metro, de que la gente salte para entrar gratis, de que un robo sea la targeta de visita de la ciudad y me revienta el turismo de borrachera ... y también me molesta la pasividad con la que aceptamos todo esto. No hace falta colgar a nadie pero ¿ no podrían haber leyes más estrictas a este respecto? No se me ocurriría robar en París ni mear en la calle en Münich...a pesar de la pésima fama que tenemos los españoles en Europa.

domingo, 16 de octubre de 2011

De médicos.

La semana pasada estuve con gripe, aún no ha empezado el invierno pero yo ya la he pillado, también la he propagado. Cinco días con fiebre, dolor de garganta , tos y mucosidad varia. ¿Y he ido al médico? Pues no. ¿Y porque? Me dan miedo los médicos. Deben ser reminiscencias de las pataletas al pediatra pero no me gusta nada ir al médico. Llamo a mi madre que es enfermera, me mira aquí y allá ( y me trae sopita) y luego me dice si es necesario pasar por las SS (seguridad social) o si puedo descansar en casa tranquilamente. En este caso me quedé en casa tranquila y febrilmente con el gripazo del siglo. Ahora quien guarda cama es Chimi y una de las gatas. Chimi con gripe, la gata porque la esterilizamos. Chimi es adicto al trabajo así que aunque tiene fiebre todos los días sólo guarda cama los fines de semana, el chico es así. Además no quiere tomar ni aspirinas así de estoico es él. La gata que quiere calorcito ,se le arrima todo lo que puede.


La operamos hace dos días y la muy burra corre y salta por toda la casa, está muy mimosa y come como una lima. Tiene puesta la pantalla cónica en la cabeza para que no se toque la herida, pero se las arregla para hacerlo. No soy muy partidaria de operar a nada ni a nadie si no es necesario, pero el veterinario dijo que era necesario y ahí que fuimos. A mis gatas le gusta tanto su veterinario como a mí los médicos. Como no hay SS veterinaria nos sablearon 220 eurazos, pero chica, si quieres un gato tienes que tenerlo en las mejores condiciones posibles, además la gata estaba tan fresca y yo tan aliviada que le hubiera pagado el doble.