jueves, 27 de octubre de 2011

Bodas

Este fin de semana voy a una boda. Me gustan mucho las bodas, son divertidas y todo el mundo está eufórico. He ido a algunas bodas en mi vida, no soy una experta pero algo puedo decir de ellas. En las de mucha etiqueta no me lo suelo pasar muy bien, intentas durante toda la comida o cena no desentonar, no mancharte, no bailar demasiado ni demasiado mal y no partirte la crisma con los tacones después de unos vinitos...en definitiva, no dar la nota, además suele haber un montón de gente y a más de la mitad no las conozco. A mí me van los bodorrios de poca gente y ambiente familiar, ¿ que se te mancha el vestido? Pues la tía de X pide agua con gas e intenta sacarla, en las que los amigos de los novios les hacen chorradas y te mondas con las rimas que se inventan. También me gustan las bodas en verano, mi vestido oficial para bodorrios es de tirantes y los zapatos son sandalias, y no pensaba comprarme uno para el invierno.


Pero así es la vida y he tenido que comprar uno para eventos invernales con chaqueta incluida....bueno la vida y los 6 kilos del verano que se han puesto en las cartucheras y no hay manera de encasquetarme el joío vestido. Así que el miércoles fuí de compras. Nunca jamás voy, primero porque no me gusta y segundo porque el sueldo de becaria de mierda no llega para tanto. Mi novio estaba tan contento que se apuntó a acompañarme, el entusiasmo se le pasó en cuanto vió las colas enormes a los probadores. Fuí a una de esas tiendas estilo Sara y Manko. Los vestidos estaban arrugadísimos, de calidad pésima y nada baratos. Dí más vueltas que un tonto, cuando la calidad mejoraba el presupuesto se iba al garete rápidamente. Hice de tripas corazón y compré un vestido en  A&N, arrugado como el diablo pero me sentaba bien, ya lo plancharé en casa. Luego compré una chaqueta en Negro, esta vez barata, pasable para un par de ocasiones para dar el pego aunque de calidad y costura made in China, ropa de usar y tirar. Los zapatos los compré buenos, sin tacón para poder ponermelos después. Me quedé alucinando con los taconazos que se llevan, es más plataforma y taconazos! Me los prové pero no podía caminar, además me dolía un montón el empeine y los gemelos, ahora entiendo porqué las chicas que se suben a esos zancos caminan como caballos percherones. Hacía mucho que no me compraba ropa y no recordaba que todo fuera tan caro y la mayor parte de la ropa tan mala. Después del periplo, la boda, ya veremos si es de mil botones o de las divertidas.

4 comentarios:

  1. jejejje esperemos que sea de las divertidas! leyendo esta entrada tuya, estaba asintiendo cuando al final, dices que no recordabas lo caro que está todo... yo estoy sacando la ropa de invierno y ya me pongo a temblar cuando veo que los vaqueros no me entran... o adelgazar o comprar... no sé que me va a costar más!!!

    ResponderEliminar
  2. Yo también sufro yendo de compras: no me gusta lo que veo y para la calidad me parece todo carísimo! Eso si, los zapatos y los bolsos me pierden! Que te lo pases bien!!

    ResponderEliminar
  3. Yo también paso de compras.
    Pues sí hija, está todo caríiiiiisimo. Hasta el Sara le ha dao un subidón a los precios ¿O sólo me lo parece a mí?
    Yo las bodas no las disfruto especialmente, sólo las de amigos, esas que te apetece ir de verdad verdadera.
    Pásatelo bien y ponte monísima.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Aurelia, pues sí, yo también me planteo si bajar los dichosos kilitos y no comprar ropa o si modificar el armario de arriba a abajo. Odio los cambios de armario!!!!!

    Yo y mis mini yos,así que bolsos y zapatos,eh? jejejeje. A mi madre también hay que pararla a la hora de comprar bolsos y zapatos. La ropa mala y cara,si!

    porfinyomisma, estoy de acuerdo que le han dado o un subidón de precios o un bajón de calidad a todo. A mí me dan mucha alegría las bodas pero si es de personas que están muy cercita , infinitamente mejor. Monísima no sé si iré pero me voy a poner las botas!!!

    ResponderEliminar

Comentarios